jueves, 21 de enero de 2010

las luces recordadas

 

Y si hable millones de veces de la sensación que es llegar a la gran ciudad de buenos aires pero no se porque hoy me volvió a dar ganas de hacerlo. Y si conté como es tener abajo tuyo una cantidad de luces que es inimaginable para uno en su mente hasta que lo ve en carne propia y contempla esa majestuosidad que tienen esos focos que alumbran con sus reflejos tu cara y apuntan directamente a la ventana en la que te encontras. También hable de la sensación de tener adelante tuyo kilómetros y kilómetros de pequeñas estrellas que forman un país. Y lo que se siente al tener a tus pies desde un avión a millones de personas  que no saben que existís pero vos te imaginas que ellas existen aunque en ningún momento las veas. Esos puntitos que el que esta al lado tuyo te afirma, si son coches , pero vos pensas en tu mente que esta diciendo si son hormigas. Y así empieza a bajar la maquina voladora que pensas¿ y como vuela? y cuando empieza a descender decís : que hace este si tiene que quedarse acá arriba eternamente para mirar la postal mas bonita del mundo, para ver el paisaje que solo dura una hora. Y el problema que si queres volver a verlo tenes que irte y volver a Buenos Aires y encima que coincida que sea de noche. Y si es la magia que tiene ir en avión y encima que este baje en la metrópolis Argentina. Es como flotar, pero que digo es flotar en el cielo y vivir  un sueño de 60 minutos es como si todos los deseos que tengas en ese momento se fueran a cumplir porque si, porque el cielo y las luces te lo dicen en su destello. Aunque después no se cumplan tu cuerpo queda con adrenalina todo el día siguiente tratando de imaginar otra vez ese momento loco que te embruja y te deja en un éxtasis total. Y no crean que esto sucede la primera vez que viajas en avión a Buenos Aires, sucede todas, absolutamente todas las veces que viajes. Por que es el encanto de dicha ciudad porque es la magia que tienen sus calles y la hipnosis que produce la noche porteña. Y esta ciudad sin ser la mas bella ni la mas atractiva ni la mas moderna se hace desear por sus encantos nocturnos. Hace que no quieras marcharte nunca y que si te marchas al ver como se van las luces una lagrima o millones de ellas recorran tu mejilla sin poder evitarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Volar.

Typing Test

Visit the Typing Test and try!