miércoles, 2 de noviembre de 2011

1-11-11

El otro día mientras arreglaba unos papeles con mi papá, vi uno a lo lejos, rectangular, de cartulina. Decía con letra cursiva y grande: Certificado de defunción


Me acuerdo perfectamente, todavía vivía en la montaña. Me desperté ( no recuerdo muy bien el día de la semana en concreto) muy temprano, y mi papá me dijo: La abuela falleció. Se me cayó el mundo encima, me acosté en la cama con él y lloré hasta que se me terminaron las lágrimas y me quedé dormido. Me desperté y la sensación esa de que te falta algo era totalmente completa. Fue el día más triste de toda mi vida, por ahora no vino ninguno peor por suerte. Fallecieron seres cercanos, pero no tanto como mi abuela. Todo era como una nebulosa, una irrealidad, un: estoy soñando, así que no anote la fecha en la que pasó en ningún lugar , solo vagamente en una agenda unos años después. Perdí el norte, sabía que habían pasado unos años, pero no estaba seguro si seis, siete u ocho, era todo un poco incierto...

Y sí, el otro día mientras arreglaba unos papeles con mi papá, vi uno a lo lejos, rectangular, de cartulina que decía con letra cursiva y grande: Certificado de defunción, 11-6-05. Jardín del Oeste. Sepultura 368. Sector 6.

Jamás entré a un cementerio, siempre los vi desde afuera con cierto respeto, enfadado por lo que representan, con miedo por lo que albergan, siento admiración hacía los que están ahí adentro, porque vivieron una vida.Quizás corta, larga, intensa, aburrida...pero la habían vivido. Tengo ganas de ir a ese tal Jardín del Oeste, sé que es en Argentina, supongo que en Buenos Aires, ya cuando llegue voy a averiguar bien el lugar. Voy a pasarme, llevarle flores y recordar mi corto periodo de tiempo junto a ella. Y no es que sea un afectado por las películas de Hollywood, pero siento la curiosidad de saber que se siente, que no se siente, supongo que tristeza y melancolía...aunque ya lo comprobaré algún día. Bueno, me extendí vagando por mis pensamientos...besos.


* Fue el día de Todos los Santos ayer, no es que le haga mucho caso a estas fechas tan simbólicas, pero me hizo volar entre mi tristeza por la perdida de alguien. Y no estuvo mal reírse un poco de todas las historias que me contó de chico, de todo lo que me enseñó mientras pudo.


3 comentarios:

  1. te sigo chico!!!! muy lindos todos tus blogs!!!

    ResponderEliminar
  2. sé como te sientes, yo perdí a mi abuelo cuando era bien pequeña, y la verdad que hasta que no cumplí 12 o 13 creo, que ya habían pasado unos 8 años, no fui capaz de ir a visitarlo, pero más vale tarde que nunca, y sobre todo y ante todo, siempre recordar esos buenos momentos, porque dicen que mientras sigas pensando en esa persona, aunque no esté, siempre estará viva :)
    besos!

    ResponderEliminar
  3. Oh, simplemente, me ha trasmitido muchisimo esta entrada, quizas sea porque estoy muy sensibilizada con el tema de la muerte de familiares. Lo entiendo, dentro de lo que cabe.

    Un beso!

    ResponderEliminar

Volar.

Typing Test

Visit the Typing Test and try!