lunes, 7 de noviembre de 2011

Buenos Aires.

Además de todo lo que ocurrió, me tuve que ir, quería atarme a
Buenos Aires, a ese suelo disuelto por la distancia, que si, me dirás exagerado pero
cuando llegas, vivís, lloras y te enamoras de esa ciudad es imposible soltarse.
Dicen que es pobre, tercer mundista, casi ni es ciudad por todo lo que hablan de
ella, pero a los artistas, los verdaderos visionarios, los bohemios, a los soñadores les
falta tiempo para escaparse en cualquier fallo del destino rumbo a la capital de las luces.
Gatos callejeros recorren sus calles, humanos callejeros, fantasmas ocultos que te soplan al oído.
Hora a hora la metrópolis argentina, la acumulación de masas, se mueve en tumultos,
irrealmente, inconexamente, entre si, pero conectados por un universo de cables invisibles
jodidamente influyentes en la personalidad. Que si, que la corrupción se pega a
kilos, a gramos y a cuartos. Es una larva que se extiende cada año mas, entre
los ricos, pobres, a todos les llega su hora de  desviarse, de tocar la mierda totalmente
matadora para la nación, consume, gota a gota la agota, ennegrece, las
noches son peores, mas catastróficas, mas inspiradoras de versos, tangos,
odas, cantos contra la represión y rocanroles contra el amor olvidado
por la lejanía. Y si, ella siempre vuelve a a parecer, la puta lejanía
que es personaje principal en todas las historias trágicas, no es el secundario en el
reparto, los malos papeles en los melodramas no están hechos para esta musa,
sabe que influye, que altera, que idealiza. Y todo eso lo aprovecha.
Tiendecitas que tratan de sobrevivir, multinacionales que intentan matar. Los polos se
ubican, se cruzan y se encuentran en esta ciudad. Altos, bajos, honrados y políticos.
vagabundos y presidentes. De repente caminas por la 9 de Julio y vas con tu
walkman en los oídos, tu música, tu yo, tu mundo, y de repente, mientras suena mylo
xyloto en tus orejas, aparece un nene que quiere robarte. Y no es que quiera, es que lo consigue,
zorros, forros, chorros, que hacen que tengamos que vivir en una inseguridad eterna.


Mi abecedario porteño, de ciudad de luces. Como extraño Buenos Aires.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Argentina es uno de los paises a los que siempre he querido ir, Argentina y Cuba son los unicos paises americanos que me llaman la atención, son tan llamativos, tan bohemios, tan bonitos, y el acento me encanta. Soy una aposionada de los acentos de Argentina y de Andalucia, mas de Andalucia que me tira mas cerca y soy medio andaluza.

    un beso!

    ResponderEliminar
  3. Muy lindo. No estas hablando solo de lo hermosa que es esta ciudad, si no también de la problemática específica: la inseguridad, el gobierno, los chantas, los chorros... Y la gente de todos los días. De mí, de vos.
    Si hay algo que me gusta es ir al centro. Es un mundo adentro de otro. Incluso para mí, que soy porteña desde la cuna, me sigue asombrando cada rinconcito de mi ciudad.
    Muy buena entrada, saludos!

    ResponderEliminar

Volar.

Typing Test

Visit the Typing Test and try!