domingo, 6 de noviembre de 2011

Siempre llega el tiempo de las despedidas, pueden ser bruscas, repentinas, apresuradas, sabidas, recordadas..adjetivos y mas adjetivos. Y esta en concreto es una despedida que lleva sabiéndose de hace mucho, pero mucho tiempo, todavía no sé cuando me voy, pero si que lo haré dentro de unos meses.
Tengo el tiempo suficiente para decir a cada persona lo que pienso, lo que siento, lo que no voy a decir en toda mi ausencia...Tengo tiempo para hacer cartas, regalos, dar abrazos, caminar, sacarme fotos y susurrar palabras a muchos oídos. ¿Pero sabes que? Creo que no lo haré, porque de todas formas soy una persona mas que pasé por la vida de otra y eso como todos sabemos al final se convierte en un espejismo con el tiempo. ¿Quién va a acordarse de mi en unos años? Solo dos o tres.
Aunque en mi propia contra debo decir que mis amigos de Barcelona, se acuerdan todos, absolutamente todos de mi, después de seis años de irme...se acuerdan, es decir, saben quién soy, pero muy pocos llaman para mi cumpleaños o me preguntan como estás cada ocho meses . Y ahí deja de ser un argumento en mi contra, sino a mi favor.
Si, Sevilla es muy bonito, pero me cansé de recorrer esta ciudad, me suena repetida, cansina, está demasiado explotada por mis pies, conozco sus rincones, sus secretos, sus historias, sus derrotas y sus conquistas... Y cuando llegas a conocer a una ciudad hasta ese extremo y las personas que hay en ella no te atan tanto como debería, es cuando llega la hora de marcharse. De partir hacía otro rumbo, porque la vida es un largo viaje en el que no hay que hacer muchas paradas para dormir al lado del camino, hay que seguir conociendo, descubriendo, sino haces eso, te convertís en un monótono, y eso es lo único que todavía no está en mis planes. Ser un monótono. Así que, esto es un poco apresurado, pero nos veremos en el camino algún que otro día Sevilla.

6 comentarios:

  1. ¿Vives en Sevilla? ¿No eres de Argentina o no vives en Argentina? Me he hecho un lio jajaja.
    Un saludo:)

    ResponderEliminar
  2. Decimelo a mí, que vivo en el mism barrio de Buenos Aires desde que nací y y ano me lo banco más. si fuese por mí me mudaría. Si tené socn qué, hacelo hombre! Te va a venir muy bien.

    PD: Tambien crei que eras de Argentina.
    Es un cuento nada mas esta entrada? Una analogia? O sos de España? :P

    ResponderEliminar
  3. Odio las despedidas. Pero muchas veces son necesarias.

    ResponderEliminar
  4. Soñadora, Vivo en Sevilla y soy argentino :O, hahaah, es una mezcla rara, lo sé...

    Barby: Soy de Argentina :$ wiiiiiiiiiiii. hahha, vivo en España y vuelvo dentro de nada =)

    Neurótica: YO odio la despedida y la falsedad de muchas personas en ellas.

    ResponderEliminar
  5. Yo muchas veces he pensado en marcharme de aqui... me pierde la monotonía y lo único que quiero en estos momentos es alejarme de ella... Puede que tengas razon cuando hablas de que muy pocos se acordarán de ti... Pero seguramente se acuerden mas personas de las crees ;) yo si que aprovecharía mis ultimos meses todo lo que pudiera y mas... Es como la última oportunidad para decir todo lo que piensas a las personas que quieres :) Un besazo :)

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Volar.

Typing Test

Visit the Typing Test and try!