martes, 6 de diciembre de 2011

Despedidas.

¿Despedidas? Voy a explicar por qué no me gustan. No sé que entiende la gente por despedirse. Pero yo lo tengo practicado bastante eso de irme. Y me resulta chirriante el que te quieran despedir personas con las que en realidad no compartiste tanto.
Para mi una despedida no debería salirse de las pautas habituales. Me explico:
Si yo con tal persona quedaba para tocar la guitarra tardes enteras. Lo que deberíamos hacer para despedirnos es tocar la guitarra juntos por última vez. Una tarde que sea mítica y recordada durante mucho tiempo.
Pero lo que se sale de mis esquemas despedida es:
Si siempre tocamos la guitarra juntos¿Por que vamos a ir a tomar un café la última vez que nos veamos?¿Si nuestra amistad nunca estuvo representada por el café?
Esto es un caso explicativo y sucede con todo lo demás constantemente.
¿Para que una fiesta de despedida si nunca hicimos una juntos?
Eso sin mencionar el término''fiesta de despedida'' que me parece que tiene otra parte de polémica por contradecirse a si mismo.
Quizás por eso es que no me gusten las despedidas. Por que están empañadas por un velo de irrealidad que nada tiene que ver con la historia que se haya vivido.¿Por que si siempre comimos chocolate juntos,  en la despedida vamos a comer pasas de uva? Es esa maldita tendencia de la gente de querer hacer las cosas más espectaculares de lo que son. Si darse cuenta de que todo es mas sencillo. Y que el cariño se demuestra día a día y no en el último momento como muchos quieren hacer. 
Es totalmente obvio, que yo no voy a recordar a una persona porque me haya saludado al final. Si no por los otros cinco años que estuvo a mi lado, por las noches enteras sin dormir y hablando incoherentes, por las tardes de caminatas, películas, fútbol, fotos, frío y calor.
Esas son las personas que van a quedar en mi mente. Las que dieron un paso mas que las otras. Queriendo ayudarme, sosteniéndome, dándome inspiración, sacándome el desánimo. Y las otras. Aquellas que al final no se convirtieron en nada especial, con el tiempo pasarán a ser fantasmas y las recordaré como un vago atardecer otoñal. Yo no decido ahora mismo quienes son esas personas. De eso se encargará mi mente con el paso de los años.


No. No me gustan las despedidas.

2 comentarios:

  1. Nunca lo habia pensado asi, pero la verdad, que es cierto y estoy totalmente de acuerdo contigo.
    Me ha gustado la entrada, me ha hecho reflexionar porque nunca me habia planteado como hacer una despedida a alguien o como me la harian a mi si me fuese a cualquier otra ciudad.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Despedirse es triste pero a veces es necesario para comenzar con algo nuevo!
    Un beso desde Did you know that you're already dead? †

    ResponderEliminar

Volar.

Typing Test

Visit the Typing Test and try!