domingo, 22 de enero de 2012

Mudarse.

Yo fuí testigo, en mas de una ocasión, de como mis cosas se convertían en cajas en menos de tres días.
Es una sensación extraña, aunque emocionante porque te espera una nueva aventura.

4 comentarios:

  1. Eres tremendamente odioso ¿lo sabias?jajajajaja.
    Pues a mi tanto cambio no me gusta, ¿que te vas a la Argentina? jajajajajaja.
    muacks!

    ResponderEliminar
  2. Yo nunca lo fuí.
    Mis padres con mi hermana se mudaron a mi casa cuando yo estaba en la panza, y viví mis 14 años en un departamento.
    Mi hermana ya es mayor, y no me falta mucho a mi para serlo, pero estoy por experimentar esa sensación. Espero que me agrade, como parece que a vos, jeje.
    Me mudo a otra casa, aunque sigo en la misma ciudad, pero es raro, y además, ya me enamoré de mi casa, de la terraza, de como suena la lluvia en las ventanas. Me acostumbré a los pinpinella de la vecina de al lado los sábados a la mañana, al perro del de abajo que siempre me asusta cuando sale, que siempre me ladra, a la bebita de atrás, al pajarito que me visita de vez en cuando. En fin, supongo que ya me enamoraré y me acostumbraré a mi nueva casa...
    Jaja, creo que me fuí:P Lo siento.
    Acá estoy, pasandome como lo dije.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Yo también sentí lo mismo! Se siente raro como banda de cosas que tenés apiladitas pueden entrar en una caja

    ResponderEliminar
  4. Experimenté en varias ocasiones esa extraña y por momentos desconcertante sensación; mis cosas han paseado en cajas muchas veces y yo creo, que muy a su pesar, pero no ha quedado otra.

    A los que pasamos por esto, nos queda la satisfacción de aferrarnos a pensar que será una nueva aventura (como para verle el lado bueno y no ser tan drásticos..)

    Bueno, después de todo, renovarse es vivir...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Volar.

Typing Test

Visit the Typing Test and try!