domingo, 21 de octubre de 2012

Llueve.

Llueve y me vuelvo loco mientras veo las gotas caer. Antes la lluvia me producía nostalgia, y lo sigue haciendo a veces, pero ahora estoy bastante feliz porque cada porción de agua que roza el suelo, hace que me acuerde de que me debes alguna caminata de ensueño mientras nos mojamos al compás de lo que determinen las nubes.


Llueve, y en ese cristal empañado de mi imaginación se dibuja tu silueta. La silueta de tu cuerpo hechizado por mil musas.

3 comentarios:

  1. esto es hermoso :)
    es indescriptible cuando logramos darle un propio significado a algo tan sencillo.
    y quedarnos pensando en ello, sintiéndolo, deseándolo.
    me encantó :) voy a seguir leyendo.

    ResponderEliminar
  2. Marcooos :)
    ¡Muy bonita la entrada! Es precioso ver cómo cosas tan sencillas nos traen recuerdos increíbles que nos hacen sonreír :)
    ¿Qué tal todo? Me encantaría que te pasases, porque hoy es el aniversario de mi blog, y te he nombrado en la entrada :)http://yanadasercomoantes.blogspot.com.es/2012/10/1-aniversario-capitulo-44-extra.html

    ¡Un beso! Cuídate :D

    ResponderEliminar

Volar.

Typing Test

Visit the Typing Test and try!