viernes, 7 de marzo de 2014

De repente, el amor por Buenos Aires se fugó, quizás por instantes quizás para tiempos indefinidos, quizás para siempre.
La Ciudad de Luces se convertía en algo siniestro en ocasiones , se convertía en un lugar de presión, de locura, de frenesí. Una mezcla de sentimientos encontrados, aunque suene a tópico literario, es lo que se encontraba en cada una de sus avenidas y callejones.
De todas formas seguía siendo Buenos Aires, la ciudad de las luces malditas, ese lugar que tanto quise pisar en muchos momentos de mi vida. Quizás la vida, me depararía otro destino en pocas horas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Volar.

Typing Test

Visit the Typing Test and try!